Método Foco

En FOCO somos pioneros en desarrollar una metodología de preparación del examen del PIR que ha demostrado tener grandes resultados.

Metodo-FOCO

Pasamos a explicar los pormenores de nuestro método:

APRENDIZAJE EN ESPIRAL

Consideramos que esta organización de la materia “en espiral”, yendo de lo más general a lo más concreto, de lo más nuclear a lo más periférico, es lo que garantiza que, en el momento del examen, el alumno tenga la información organizada y accesible en su mente.

Para ello, hacemos una primera vuelta y dos repasos. En la primera vuelta se hace un mayor énfasis en la explicación de los aspectos fundamentales de la materia y se trabajan en profundidad las preguntas que en exámenes anteriores han caído en relación con la materia de estudio de esa semana. En los repasos se incide en la resolución de dudas, que normalmente surgen cuando el alumno ha avanzado en la preparación de la materia.

ESTUDIO POR MANUALES

El temario de estudio viene desarrollado en nuestra GUÍA de preparación del examen. Cada semana la/el aspirante a plaza PIR preparará la materia indicada que se repasará en la clase de la semana siguiente, es decir, en FOCO se estudia antes de dar la clase ya que es la mejor estrategia para el aprovechamiento pleno de la clase. Para llevar a cabo el estudio proponemos diferentes manuales, si bien esto no deja de ser una recomendación.

El estudio de los manuales implica gran esfuerzo y motivación por parte del alumno/a pero consideramos que es la metodología que maximiza la probabilidad de éxito, dada la dificultad de aprobar el examen PIR, debido, entre otros factores, a la elevada ratio de personas presentadas por número de plaza. Los excelentes resultados obtenidos a lo largo de toda la historia de FOCO nos ratifican en la idoneidad de esta metodología.

En FOCO disponemos de apuntes o resúmenes de la mayor parte de las áreas de estudio. El uso que el alumno debería dar a esos resúmenes es el de orientar el estudio, contribuir a fijar las ideas fundamentales y ayudar al repaso, sobre todo en los repasos finales; pero nunca sustituir el estudio directo con los manuales. Esto se debe a que la información recogida en cualquier tipo de resumen, generalmente viene definida por aquel material del que han realizado preguntas en exámenes anteriores. Obviamente, es necesario que el alumno domine estos conocimientos básicos, pero no es suficiente, dado que, al igual que él, la dominarán la gran mayoría de las personas que se presentan al examen. Nuestro objetivo es generar una diferencia que permita al alumno aprobar y obtener un buen resultado. Para ello es necesario saber lo que otros no saben. Esto se consigue a través del estudio de los manuales.

GRUPOS PEQUEÑOS Y PARTICIPATIVOS

En las clases, con grupos reducidos de alumnos (en torno a 16 por clase), conseguimos una buena dinámica e interacción en la resolución de dudas, preguntas a los alumnos de lo estudiado durante la semana, aclaración de conceptos difíciles, exposición de aplicaciones a la práctica clínica de lo que se estudia, etc.

En FOCO confeccionamos los grupos en base a diferentes factores. El más importante es la experiencia previa que tiene la persona en preparar el examen con nosotros. Por este motivo, la metodología también se adapta al año de preparación en la que se encuentre el/la estudiante. Normalmente, en el primer año, las clases son más directivas y se centran en asentar la información básica. En años posteriores, se intenta fomentar dinámicas más participativas e interactivas, se continúa incidiendo en los aspectos nucleares, pero se también se trabajan contenidos de una mayor concreción y complejidad. A medida que se domina la materia se intenta fomentar una mayor participación de los alumnos con metodologías más activas, incluyendo un libro de ejercicios de repaso.

SIMULACROS

Obviamente, el disponer de conocimientos es un factor necesario para aprobar el examen PIR, pero no suficiente. Consideramos que es crucial aprender la técnica del examen PIR y maximizar la ejecución en el examen dado un nivel determinado de conocimientos. Se realiza un simulacro mensual para poder autoevaluar su propia progresión y desarrollar las habilidades necesarias para enfrentarse al examen real (velocidad lectora, elección de alternativas, uso de la plantilla de respuesta…).

Es necesario que aprender a organizar el tiempo de examen en función del número de preguntas; debe leer rápidamente las preguntas y tomar una decisión rápida y correcta en función de los conocimientos y de criterios estadísticos previamente analizados. Este aprendizaje, fundamental para la ejecución en el examen PIR, se consolida durante todo el curso con la realización de los simulacros.

El objetivo de hacer simulacros NUNCA es el de aprender o memorizar preguntas PIR, ya que ese método resulta absurdo para un examen tan amplio como el del PIR. Lo esencial para aprobar es tener muchos conocimientos asimilados, integrados e interrelacionados, que permitan tanto reconocer alternativas de respuesta, como razonar y deducir. Por este motivo, nos parece necesario y suficiente hacer un simulacro mensual que sirva de entrenamiento y de evaluación para el alumno.

ENTORNO EXIGENTE

Grupos en los que se estudia antes de clase, por manuales, muy participativos, donde sabes que alguna/o de tus compañeras/os aprobará se convierten en un caldo de cultivo para una exigencia motivadora. Por ello, es importante impregnarse de ese espíritu colaborador pero exigente.

PROFESORADO DE CALIDAD

Todos los profesores de FOCO han aprobado el examen PIR y por lo tanto han experimentado las dificultades que supone enfrentarse a este duro reto. Además, todos ellos han conseguido su plaza PIR siendo alumnos de FOCO, por lo que conocen perfectamente la metodología de estudio y la filosofía que nos caracteriza. Asimismo, son personas que han aprobado obteniendo los mejores puestos, normalmente entre los 5-10 primeros puestos, que además han terminado el periodo de residencia y trabajan en el ámbito de la psicología clínica. Todos estos factores inciden directamente en la calidad de la docencia. Consideramos que aquellas personas que han obtenido los mejores resultados son los más capacitados para ayudar a otras personas a conseguir ese mismo objetivo, a lo que hay que sumar el hecho de que su experiencia clínica permite poder ilustrar los contenidos de la materia y ofrecer al alumno una visión integral de la psicología, vinculando la teoría y la práctica.

TUTORÍAS

La motivación es una variable necesaria para sostener el exigente hábito de estudio que requiere el PIR. Con esta finalidad se proponen nuestras tutorías motivacionales.

Partimos de la base de que, a diferencia de otros profesionales que preparan exámenes similares (médicos, farmacéuticos…), los psicólogos podemos preparar mejor que ellos un reto como el PIR. Nuestra propia formación nos permite conocer las variables psicológicas clave para mejorar el rendimiento, siendo conscientes de la importancia de establecer un trabajo orientado hacia objetivos concretos y a corto plazo, teniendo en cuenta aspectos como la motivación, el control emocional o las variables que incrementan nuestra capacidad de aprendizaje.

FEEDBACK

Consideramos que el feedback sobre la evolución que proporcionan los simulacros es un factor clave para mejorar el rendimiento del alumno. También el feedback de nivel percibido en comparación con el resto de la clase.

Saber donde estás no es un juicio de valor, si no que indica saber lo que te falta. En qué materias controlas más o menos, donde tienes que presionarte más y donde puedes estar tranquila/o. También es necesario contextualizar esfuerzos y saber elegir estrategias de cara a dominar el máximo posible de conocimientos preguntables el día del examen.

ÉNFASIS EN LO QUE NO SE SABE

En cada clase se trabaja con preguntas tipo test incluidas en exámenes oficiales del PIR, se realiza un repaso de la materia, y se resuelven dudas. No nos paramos en aspectos obvios ni se hace énfasis en temas dominados. Aún así, los repasos y las preguntas de otros años, así como el libro de ejercicios tienen por misión detectar los vacios y señalar qué aspectos son prioritarios repasar por la persona que se presenta.

En síntesis, cuanto mayor sea la información procesada por la/el psicóloga/o que prepara este examen más se incrementan sus posibilidades de éxito y de aprobarlo.

ALUMNOS/AS EMPODERADOS/AS

Cuando se empieza a preparar el PIR, en FOCO tratamos a la persona como lo que es: una psicóloga o un psicólogo que ha acabado su formación universitaria y ahora quiere especializarse.

En FOCO nos fiamos de que las personas que se preparan el PIR, se quieren preparar el PIR. Por ello se imparte una clase semanal como máximo. Si se impartiesen más clases significaría restar tiempo de estudio a la persona aspirante a plaza PIR. El mes anterior a la realización del examen no se imparten clases, realizando el alumno un último repaso individual de carácter intensivo. Este repaso final suele coincidir con el mes de enero, dado que el examen PIR se ha venido celebrando en los últimos años a finales de enero o principios de febrero. Obviamente estamos disponibles en forma de tutorías.

En FOCO estamos convencidos de que ningún método garantiza el aprobado del PIR; por lo tanto nuestra misión es la de ayudar a que cada uno de las/los psicólogas/os que prepara el PIR con nosotros maximice sus posibilidades de éxito.

NADA NI NADIE PUEDE SUSTITUIR EL TRABAJO Y ESTUDIO PERSONAL.